miércoles, 27 de diciembre de 2017

LA GESTIÓN AMBIENTAL 2017

La Gestión Ambiental en este año 2017 ha sido positiva y enormemente valiosa, por un hecho que queremos destacar. Ha sido un tema recurrente en medios de comunicación colectiva, redes sociales, conversaciones en cafetines, en gacetillas de los periódicos más destacados y desde los medios regionales en muchos sitios de la geografía hispano hablante.La generación de propuestas, convenciones, conversatorios, documentales, la reunión de miles de entusiastas por la defensa del agua, de los animales y de las plantas. La lucha contra el aborto. La manifestación abierta y valiente por parte de la Iglesia Católica como institución, en defensa de la vida y en contra del aborto.

La promulgación de leyes de protección de áreas con vocación forestal, destinados a ser parques urbanos, zonas de protección, parques nacionales, áreas de conservación,  etcétera; nos deja muy claro que hay una buena parte de la humanidad que hace conciencia en cambiar de ruta nuestro tránsito en este enclave socio-cultural en el que nos encontramos. Es claro ver como cada día, muchos grupos específicos, aúnan esfuerzos y recursos para afrontar las diferentes aristas con las que nos estamos enfrentando. Hay que ser claros que en este año hemos aprendido en esta sección ecológica, los problemas que ha generado en el clima la guerra, sus terribles consecuencias y la huella negativa que ha quedado en la faz de la tierra.

Hemos visto cómo y de qué forma, se plantean los problemas y las soluciones concretas para ayudar a mitigar el daño causado en este planeta. El compromiso firme de políticos, sociedad civil, religiosos, deportistas y varias organizaciones por cambiar de rumbo.Aprendimos que cada individuo en los ecosistemas, juega un papel importantísimo en el devenir de la existencia de las comunidades bióticas. No conocemos aún la cantidad enorme de seres vivos con los que convivimos. Sabemos muy poco acerca de los animales y plantas. ¿Cómo sobreviven, cómo interactúan, qué hacen? Estamos aprendiendo cada día, el valor de los minerales, su uso, explotación, transformación y aprovechamiento. Cada día nos acercamos más a la meta de producir en  armonía con el medioambiente.

La gestión ambiental es a no dudarlo, la hoja de ruta que debemos seguir, porque es también el camino que nos puede llevar al desarrollo del género humano, de todo lo vivo y del planeta mismo.
La gestión ambiental, nos acercó a este maravilloso proyecto que es El Alfa y La Omega.
La gestión ambiental nos ha permitido entrar en contacto con miles de oyentes de habla hispana en nuestro continente y en todo aquel rincón del mundo en que se encuentre un hispano hablante.

Este maravilloso año, nos ha resultado de bendición y desarrollo profesional. Manifestamos pública y abiertamente, nuestro agradecimiento eterno a la organización Anunciar Contenidos, Grupo Multimedio de Comunicación, por abrirnos la puerta para compartir con nuestro gran público este mensaje por la defensa de los seres vivos. A la vez, elevamos nuestra oración al cielo, para que el Señor Padre Nuestro bendiga y conserve durante muchos años a nuestro presidente Alfredo Musante, extensivo también a don Carlos Guzmán y todo el equipo profesional de Anunciar Grupo Multimedio de Comunicación.

Qué el Dios Niño que nos ha nacido en Belén de Judá, les llene de alegría, felicidad, progreso y mucha salud.

Desde Costa Rica
Jorge Muñoz Somarribas
Coordinador
ANUNCIAR Contenidos Latinoamerica

miércoles, 13 de diciembre de 2017

JUICIO A LAS JUNTAS

Se conoce como Juicio a las Juntas al proceso judicial realizado por la justicia civil en la Argentina en 1985 por orden del presidente Raúl Ricardo Alfonsín (1983-1989) contra los integrantes de las tres primeras juntas militares de la dictadura autodenominada Proceso de Reorganización Nacional (1976-1983), debido a sus graves y masivas violaciones de derechos humanos. El 15 de diciembre de 1983, cinco días después de asumir, Alfonsín sancionó el Decreto Nº 158/83 ordenando someter a juicio sumario a nueve militares de las tres armas que integraron las Juntas que dirigieron el país desde el golpe militar del 24 de marzo de 1976 hasta la Guerra de las Malvinas en 1982: Jorge Rafael Videla, Orlando Ramón Agosti, Emilio Eduardo Massera, Roberto Eduardo Viola, Omar Graffigna, Armando Lambruschini, Leopoldo Fortunato Galtieri, Basilio Lami Dozo y Jorge Anaya. El expediente tramitó por la desde entonces emblemática "Causa 13/84". La sentencia fue dictada el 9 de diciembre de 1985, condenando a cinco de los militares acusados y absolviendo a cuatro. Videla y Massera fueron condenados a reclusión perpetua con destitución. Viola fue condenado a 17 años de prisión, Lambruschini a 8 años de prisión, y Agosti a 4 años y 6 meses de prisión, todos con destitución. Graffigna, Galtieri, Lami Dozo y Anaya fueron absueltos. El tribunal consideró que las juntas militares habían elaborado un sistema ilícito para reprimir a "la subversión" que llevó a que se cometieran "gran número de delitos de privación ilegal de la libertad, a la aplicación de tormentos y a homicidios", garantizando su impunidad.

El juicio tuvo una gran trascendencia internacional y sobre todo para la región, en donde gobernaron dictaduras similares coordinadas a nivel continental por el Plan Cóndor que cometieron crímenes de lesa humanidad de forma sistemática y planeada desde lo más alto del poder. El juicio constituye un capítulo de importancia en la historia universal y ubicó a la Argentina en un lugar de vanguardia en la lucha por lograr que se respeten los derechos humanos. Con el fin de dar un fuerte apoyo a la investigación sobre violaciones de derechos humanos durante la dictadura, el presidente Alfonsín creó una comisión de ciudadanos notables, que llamó Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (Conadep), estuvo integrada por ocho miembros elegidos por el presidente, tres miembros elegidos por la Cámara de Diputados, y cinco secretarios. Entre ellos se encontraban el escritor Ernesto Sabato, el médico René Favaloro, el científico Gregorio Klimovsky, el rabino Marshall T. Meyer, el pastor evangélico Carlos Gattinoni, el sacerdote católico Jaime de Nevares, la periodista Magdalena Ruiz Guiñazú y la activista de derechos humanos Graciela Fernández Meijide. Los miembros de la Conadep recorrieron la Argentina, España, Francia, México y otros países entrevistando a eventuales testigos de violaciones de derechos humanos. Tuvo la virtud de promover la confianza para que esos testimonios salieran a la luz. El resultado fue un cuadro aterrador que superó las peores evaluaciones previas. Fundamentalmente quedó en evidencia que las violaciones masivas de derechos humanos fueron ejecutadas sistemáticamente obedeciendo a un plan decidido en los niveles más altos del gobierno militar. La comisión trabajó nueve meses y elaboró un informe de 50.000 páginas que está considerado como un monumento jurídico y uno de los documentos más importantes de la historia de los derechos humanos.

La Conadep documentó acabadamente alrededor de 9.000 casos concretos de violaciones de derechos humanos. Por su seriedad y neutralidad, el Informe Nunca Más no sólo constituyó una prueba fundamental en el Juicio contra las Juntas, sino que produjo un impacto cultural de enorme magnitud en la sociedad argentina. En 20 de septiembre de 1984 la Conadep produjo su famoso informe titulado Nunca Más que fue publicado como Nunca más (libro) y sus miembros concurrieron a entregarlo al presidente Raúl Alfonsín a la Casa Rosada acompañados de una multitud de 70.000 personas. Las demoras y la falta de voluntad en las Fuerzas Armadas para enjuiciar realmente a los jefes militares se hizo evidente desde un comienzo. El 13 de febrero de 1984 el Congreso sancionó la Ley 23.049 de reforma del Código de Justicia Militar estableciendo que la justicia militar sólo atendería delitos de tipo militar (abandono de guardia, deserción, insubordinación, etc.). Cualquier otro delito cometido por un militar debía ser atendido por la justicia civil. Además, se estableció que las sentencias de los tribunales militares podían ser apeladas ante la Cámara Federal (tribunal civil) y que si el juicio se demoraba injustificadamente, la Cámara Federal podía hacerse cargo directamente de la causa. Debido a que la cantidad de delitos sobre los que existían constancias superaban los diez mil, el fiscal Strassera tomó la decisión de recurrir a un mecanismo utilizado por el Consejo Europeo de Derechos Humanos, sobre la base de casos paradigmáticos. La fiscalía presentó entonces 709 casos, de los cuales el tribunal decidió examinar 280. Entre el 22 de abril y el 14 de agosto de 1985 se realizó la audiencia pública en la Sala de Audiencias del Palacio de Justicia de la Nación. En ella declararon 833 personas, entre ellos ex detenidos desaparecidos, familiares de las víctimas y personal de las fuerzas de seguridad. Las 530 horas que duró fueron filmadas en 147 videocintas.

Las atrocidades que revelaron muchos de esos testimonios sacudieron hondamente la conciencia de la opinión pública argentina y mundial. El escritor Jorge Luis Borges, quien asistiera a una de ellas, relató su vivencia en un artículo para la agencia española EFE con el título de "Lunes, 22 de julio de 1985". En una parte de dicho relato dice:

“De las muchas cosas que oí esa tarde y que espero olvidar, referiré la que más me marcó, para librarme de ella. Ocurrió un 24 de diciembre. Llevaron a todos los presos a una sala donde no habían estado nunca. No sin algún asombro vieron una larga mesa tendida. Vieron manteles, platos de porcelana, cubiertos y botellas de vino. Después llegaron los manjares (repito las palabras del huésped). Era la cena de Nochebuena. Habían sido torturados y no ignoraban que los torturarían al día siguiente. Apareció el Señor de ese Infierno y les deseó Feliz Navidad. No era una burla, no era una manifestación de cinismo, no era un remordimiento. Era, como ya dije, una suerte de inocencia del mal”

El informe de la Conadep y el juicio a las juntas hicieron que la generalidad de la población se enterara, por primera vez y sin posibilidades de negarlo, de lo que había sucedido en el país en los últimos años con lujo de detalles. El juicio fue el primero en Buenos Aires oral y público, eso significó que en las audiencias estaba abierta la entrada al público en general, pero no eran tantas las personas que cabían. El juicio fue televisado años más tarde, el 24 de agosto de 1998, pero sin sonido. Los militares todavía gozaban del poder suficiente como para evitar que se escuchara por la televisión pública las declaraciones de los testigos.

Jorge Rafael Videla fue condenado a reclusión perpetua e inhabilitación absoluta perpetua con la accesoria de destitución como autor responsable de los delitos de homicidio agravado por alevosía reiterado en 16 casos, por homicidio agravado por alevosía y por el concurso de varias personas en 50 casos, por la privación ilegal de la libertad agravada por amenazas y violencias en 306 casos, por tormentos en 93 casos, por tormentos seguidos de muerte en 4 casos, por robo en 26; y fue absuelto por falta de pruebas por homicidio calificado en 19 casos, privación ilegítima de la libertad calificada en 94 casos, tormentos en 164 casos, por robo en 64 casos, por sustracción de menor en 6 casos, por reducción a servidumbre en 23 casos, por usurpación en 5 casos, por secuestro extorsivo en 3 casos, por falsedad ideológica en 120 casos y por supresión de documento público.

Emilio Eduardo Massera fue condenado a reclusión perpetua e inhabilitación absoluta perpetua con la accesoria de destitución como autor responsable de los delitos de homicidio agravado por alevosía en 3 casos, por privación ilegal de la libertad calificada por violencia y amenazas en 69 casos, por tormentos reiterados en 12 casos y por robo en 7 casos; y fue absuelto por falta de pruebas por homicidio calificado en 83 casos, por privación ilegal de la libertad calificada en 440 casos, por tormentos reiterados en 260 casos, por robo en 99 casos, por tormentos seguidos de muerte en 5 casos, por sustracción de menor en 6 oportunidades, por supresión de documento público, por reducción a servidumbre en 23 casos, por usurpación en 5 casos, por secuestro extorsivo, por extorsión en 2 casos y por falsedad ideológica en 127 casos.

Roberto Eduardo Viola fue condenado a 17 años de prisión y a inhabilitación absoluta perpetua con la accesoria de destitución.

Armando Lambruschini fue condenado a 8 años de prisión y a inhabilitación absoluta perpetua con la accesoria de destitución.

Orlando Ramón Agosti fue condenado a 4 años y 6 meses de prisión y a inhabilitación absoluta perpetua con la accesoria de destitución.

El 29 de diciembre de 1990 el presidente Carlos Menem dictó el Decreto 2741/90 indultando a los cinco condenados. El citado decreto integra lo que ha dado en llamarse en Argentina las leyes de impunidad, junto con los indultos a otros criminales de lesa humanidad también dictador por Menem, y las leyes de Punto Final (1986) y Obediencia Debida (1987), sancionadas a iniciativa del presidente Raúl Alfonsín. En 2003, durante la presidencia de Néstor Kirchner, se inició un proceso de cuestionamiento judicial de la constitucionalidad de los indultos que finalizó en 2010 con un fallo de la Corte Suprema de Justicia confirmando las nulidades de los mismos decididas por los tribunales inferiores y ordenando que los condenados en el Juicio a las Juntas cumplieran las condenas que se les habían impuesto. Por primera vez en la historia mundial un grupo de dictadores debieron comparecer ante tribunales de su propio pueblo que los juzgó por sus crímenes. A diferencia de los Juicios de Núremberg, que fueron llevados a cabo por los vencedores o los de la ex Yugoeslavia en donde también fueron juzgados por tribunales internacionales o el Tribunal de Camboya que tiene un estatuto especial completamente independiente del sistema judicial del país, este juicio se realizó en el mismo país de los acusados, con las leyes del propio país y con fiscales, abogados y jueces compatriotas. El juicio a las juntas argentinas constituyó un hito en la historia para todos los países de la región, permitiendo que en los diferentes procesos de transición se contara con un precedente importante a la hora de combatir jurídicamente la impunidad de los responsables de los gobiernos dictatoriales. Llevar a la justicia a los militares represores de los países vecinos latinoamericanos era algo impensable. Con esto, el presidente Raúl Alfonsín quedó a la vanguardia de su época en el tema de derechos humanos y tuvo que soportar las consecuencias de haber realizado estos juicios padeciendo importantes levantamientos militares. Este juicio, que fue único en la historia, tuvo un alto impacto, tanto político como psicológico a nivel nacional y una increíble trascendencia a nivel internacional. Gracias a éste, después comenzaron a proliferar otros juicios a miembros del ejército y de la marina de menor rango.

miércoles, 29 de noviembre de 2017

A LA HORA DE DECIDIR TENDRÍAMOS QUE SOPESAR ALGUNOS TEMAS

El plan de extinción del soporte radioeléctrico que existe sobre las bandas de frecuencias de UHF, atribuidas a la radiodifusión de televisión abierta (de interés público), persigue la utópica idea de implementar en ellas servicios diferenciales “de otro tipo”, “de exclusivo interés privado” o “cautivos (indirectos)” de aquellos que las autoridades consideran como “Licenciatarios operadores”, un extraño “escalón superior” que contradice la igualdad ante la ley, garantizada por nuestra Constitución. Dicho plan responde al imparable avance tecnológico que ha sido capaz de subyugar hasta a los propios funcionarios que tienen la delicada tarea de colocar las cosas en su debido lugar, según “mérito, razón, oportunidad o conveniencia”, y todo ello, sin desmedro de los servicios ya existentes o de aquellos que pudieran existir en el futuro, de uno u otro tipo.

Ahora bien, desde hace tiempo existe un peligroso avance sobre las bandas que habían sido destinadas –a título primario (primero en orden e importancia)- para aquellos servicios declarados de “interés público” por todas las leyes antecesoras. A pesar de ello, las frecuencias de la citada Banda de UHF (canales 14 al 69), incluso desobedeciendo al, entonces vigente, Decreto 1151/84 que suspendía la asignación y adjudicación de las mismas, fueron entregadas a servicios de radiocomunicaciones de “otro tipo”: radio taxis, ambulancias, empresariales, y más adelante para sistemas de TV codificada, TDA, telecomunicaciones, y últimamente, hasta a medios extranjeros que ya se encuentran ocupando “nuestro aire” y operando sobre nuestra soberanía espectral, sin retorno posible; pero, nunca para cumplir con la finalidad a la que había sido destinada dicha banda, y desconociendo la previa existencia de infinidad de solicitudes de radiodifusores particulares argentinos con mejores derechos, para la instalación de los verdaderos servicios que debían ocuparla, las que sistemáticamente, fueron rechazadas durante años.

Sumando a la mencionada deuda que el Estado tiene respecto al destino de los servicios básicos (abiertos, directos y gratuitos al público en general), también centramos nuestra mirada sobre lo que podría llamarse un nuevo avasallamiento en perjuicio del interés público y a favor del interés privado, dado que, con la progresiva reducción de la banda de UHF, es una obviedad absoluta inferir que una inmensa cantidad de hogares quedará al margen de ese tipo de comunicación por no poder adecuar o cambiar sus comunes aparatos receptores, debido a los avatares de una economía que no manejan. Al respecto, resulta inevitable señalar que, lamentablemente, nuestro país no se encuentra hoy en las mejores condiciones como para efectuar, en el año 2019, el tan anunciado “apagón analógico”, con el fin de obligar, mediante la quita del servicio básico, la adopción del sistema de televisión digital. Es por demás evidente que muchísimos argentinos no podrán acceder a esa tecnología, con lo cual, quedarían marginados de la formación, de la información, de la cultura y del entretenimiento, cosa, que a todas luces va en sentido contrario de lo tutelado por nuestra Constitución Nacional.

Resulta muy importante advertir que hasta ahora los avances de la tecnología no habían incidido negativamente sobre los espectadores, puesto que, por ejemplo, del blanco y negro se pasó al color sin que nadie haya sufrido la falta del servicio; pero, la actual administración espectral “en fetas” para la televisión digital (TDA estatal y TDT privada), incurre además, en una clara violación de los derechos de independencia de los medios que allí se instalen, ya que en ambos casos, sus emisiones dependerán de los gobiernos de turno (TDA), o de “Licenciatarios Operadores” (TDT), quienes serán los propietarios de las plantas transmisoras, siendo éste el punto más peligroso y, por lo tanto, más cuestionable de la citada propuesta. Por otra parte, el establecimiento de semejante multiplicación de medios de comunicación social provocará, además de la extinción del soporte radioeléctrico, nada más y nada menos que la imposibilidad de costear contenidos de real envergadura. Tanta y tan pobre será la oferta que no servirá para que a los anunciantes deseen invertir en dichos medios, y éstos, no tendrán más remedio que recurrir a los subsidios o a la probable discrecionalidad de los gobiernos de turno. Estos son algunos de los motivos por los cuales no pueden dejarse de lado los servicios abiertos, directos y gratuitos, que se destinan a la recepción del público en general, los que, oportunamente, habían sido, categóricamente, declarados como de “interés Público”.

Edgardo Molo
(Asesor Técnico Legal - Especialista en Radiodifusión)
Periodista

HISTORIA DE LA IGLESIA EN MYANMAR

El primer anuncio del Evangelio en Birmania se remonta al siglo XVI, gracias al trabajo de los dominicos, franciscanos y jesuitas. De particular valor la labor de la PIME en áreas remotas, incluyendo las tribus, que encuentran el uso del ladrillo, la escritura y el saneamiento. El catolicismo es más fuerte que la persecución del régimen militar. La evangelización de Birmania - ahora Myanmar - se inicia alrededor del principio del siglo XVI. La presencia de los primeros misioneros se encuentra en 1511 y, por esta razón, las celebraciones por los 500 años se debieron hacer en 2011; Sin embargo, la situación política, razones de seguridad - el país experimenta una transición de la dictadura militar a un gobierno semi-civil - y la falta de una verdadera libertad religiosa no permitieron el buen desarrollo de las celebraciones.

A partir de la primera entrada en el país, la presencia de sacerdotes dominicos, franciscanos y jesuitas es cada vez más arraigada en los últimos años y les permite crear las primeras comunidades cristianas; Se concentran principalmente en el sur del país, donde, incluso hoy, no hay rastro de los nombres de dominio portugués. En 1648 la Propaganda Fide intenta establecer una verdadera misión de los capuchinos en 1704 y confiada la obra a las Misiones Extranjeras de París. Pero los dos intentos no tienen éxito, incluso por las continuas guerras que azotan a gran parte del país. El 27 de noviembre de 1806, la congregación vaticana divide en tres vicariatos a Birmania, con una referencia a la ubicación geográfica: Norte, Este y Sur. Los límites son luego derogados el 28 de junio 1870, por un decreto de Propaganda Fide, que sentó las bases de la moderna división de los territorios de la Iglesia en Birmania: las tres provincias eclesiásticas de Mandalay, Taunggyi y Yangon.

La obra evangelizadora de la PIME (Pontificio Instituto de Misiones Extranjeras) se remonta a 1867, cuando los primeros sacerdotes comienzan su viaje en el este; en el tiempo contribuyen a la creación de una arquidiócesis de cinco diócesis. El método de los misioneros era salir de la ciudad, para visitar las aldeas remotas y vivir con las personas: un método que le gusta al Papa Francisco, que constantemente pide a los cristianos a "salir" a las "periferias existenciales y geográficas". Con los misioneros del PIME estas tribus han descubierto el uso del ladrillo, los aseos, la escritura, la existencia de un mundo alrededor del perímetro de su tribu. Fue una inserción consciente en la historia común del mundo; por esto el PIME se ha mantenido en su lugar, a pesar de los cinco mártires, muchos misioneros expulsados y variadas situaciones casi persecución.

En 1962, el general Ne Win estableció una dictadura militar de estampa socialista que, a través del liderazgo, llevó al país hasta el año 2010; en estos 40 años, las escuelas católicas han sido nacionalizadas y todos los misioneros que vinieron después de la independencia (1948, Japón) son expulsados. El dictador tiene la intención de crear un "budismo birmano de inspiración socialista", sobre la base del ateísmo y totalitario; entre 1964-1965 el gobierno confisca todas las escuelas y obras sanitarias de las misiones cristianas y en 1966 son expulsados los misioneros extranjeros más jóvenes que vinieron después de la independencia en 4 de enero de 1948. A la diócesis ahora pasan casi todos los obispos locales, excepto Taunggyi. En total, son expulsados, incluyendo sacerdotes y monjas, 232 católicos y 18 protestantes. La persecución del régimen, sin embargo, no detuvo el crecimiento de la Iglesia en Birmania, por fieles y presencia establecida en la zona. Ahora, la realidad consta de 16 diócesis, más de 750 sacerdotes, 2.500 religiosos, entre hermanas y hermanos, un número de fieles en torno a los aproximadamente 750.000, o el 1,3% de la población total, con una alta concentración entre las minorías étnicas y las áreas tribales.

Fuente:

miércoles, 15 de noviembre de 2017

LA HISTORIA JAMÁS CONTADA DE LA TRAGEDIA DE LOS ANDES Y UN SOBRENOMBRE "EL 17"

Una crónica de Alfredo Serra, especial para INFOBAE

En octubre de 1972 se embarcaron en un Fokker de la fuerza aérea oriental para jugar un partido de rugby en Chile. Nada heroico. Una estudiantina. Alumnos de un colegio católico, cantaban y reían cuando una violento temblor y una explosión cambió sus vidas en un segundo: el avión se estrelló contra un pico de roca y hielo, se deslizó centenares de metros como por un fatídico tobogán, y detuvo su carrera en una inhóspita planicie blanca que sería su hogar, además de los restos del avión, en los siguientes 72 días y sus noches.

Cuarenta y cinco pasajeros, veintinueve muertos, dieciséis sobrevivientes alimentados con carne humana –única chance de soportar el espanto con otro espanto–, abandonada su búsqueda a las dos semanas, muerta su única radio y librados a su ingenio como condenados de antemano. Y aterrados, porque hasta aquella carne de los muertos que por razones religiosas o meramente humanas creyeron sagrada e intocable, terminó como alimento providencial y salvador. Los trabajos y los días, el brutal frío nocturno, el silencio infinito, el dolor de haber perdido gente de su sangre que los acompañó en el viaje, las perpetuas oraciones a Dios y todos los santos, el sol impío, las tormentas, y cada atroz vuelta de tuerca, fueron minando sus fuertes cuerpos de rugbiers hasta convertirlos en fantasmas flacos y despellejados.

Vivos todavía, pero muertos a corto plazo. Sin embargo, unidos por dos razones –la fe religiosa reforzada en su católico colegio, y el sentido de pertenencia a su país, Uruguay, y a su alta clase social–, eligieron, sin conflictos de poder, un líder natural: Fernando Parrado. Y en él empieza y termina la historia que sigue. No mucho antes de la navidad jugaron la última carta. Parrado y dos compañeros, no menos exangües que el resto, treparon por la montaña hacia Chile con la esperanza de encontrar a otro ser humano que percibiera sus tristes figuras y sus señas finales. Alcanzaron un valle, y allí vieron a un cansino arriero chileno que recorría el lugar: una baraja a favor del Destino.

Parrado envolvió un mensaje de pocas palabras en una piedra, y la arrojó al otro lado de un escuálido río. El arriero miró el papel pero no pudo leerlo: era analfabeto. Sin embargo, su astucia de hijo de la Tierra le dictó que algo grave ocurría. Atinó a llevarlo hasta un retén de carabineros, y pocas horas más tarde un helicóptero del ejército llegó hasta el Monte Calvario en que yacía el avión como un pájaro muerto, y los sobrevivientes. El veintidós de diciembre fueron rescatados los dieciséis y llevados hasta el modesto pueblo de San Fernando. Oyeron misa, celebraron la Navidad, y durante semanas, meses y años fueron grandes protagonistas de la prensa y del asombro del mundo.

Un poco antes de ese gran momento, cuenta entré en la habitación de Fernando Parrado, en el HOTEL SHERATON local. Me presenté y me reconoció: era lector de la revista GENTE, y mi nombre y mis notas eran parte de su vida, me dijo. Arriesgué la pregunta inevitable, y me confesó la única verdad posible: sí, comieron carne humana. En su caso, aun peor: su madre y su hermana murieron en el desastre. Me enfrenté, entonces, al peor momento de un periodista: disponer de una primicia macabra, y oír su ruego: "No lo publiques, por favor. Nosotros no vamos a ocultarlo, pero queremos decirlo en nuestro colegio, ante nuestros maestros y la prensa mundial, explicando que fue la más terrible e inevitable de las decisiones, tomada después de dramáticas charlas, porque no todos nuestros compañeros comprendían que en Los Andes, a más de veinte grados bajo cero, era imposible sobrevivir sin proteínas".

No dudé: entre la primicia y la actitud moral, callé. Porque un periodista no es un verdugo. Y si lo es, pasa al bando de los canallas. Estuve en Montevideo, en aquella escuela (Stella Maris), tomé nota de la declaración como si la oyera por primera vez, y esa noche, después de enviar mi nota por télex -sistema que hoy haría reír a los jóvenes que ya nacen cibernéticos-, dormí en mi hotel el sueño de los justos. La acción tres meses más tarde, en la redacción de GENTE. Samuel Gelbung, a la sazón mi jefe, empezó a tironearse mechones de pelo: su invariable tic cuando pensaba alguna nota extraordinaria que hiciera llorar al país, como decía antes de encargarla.

Directo, me dijo: "Pingüirama –así me llamaba–, hay una sola nota de los uruguayos que falta, y que a nadie se le ocurrió. Hay que llegar al avión, meterse, y contar desde allí lo que pudieron sentir los dieciséis a lo largo de setenta y dos días. Andá a Mendoza, averiguá cómo llegar, y hacéla". Fui al punto más cercano: Malargüe. Bajé (bajamos con mi compañero, el fotógrafo Eduardo Frías), averigüé, contraté a dos arrieros chilenos, compré ropa y víveres sin medida, y una mañana, con veintidós grados bajo cero, los arrieros, nosotros, y dos caballos de refuerzo, partimos desde un rancho nada lejos de las estribaciones de la montaña.

Tres días y tres noches a caballo. Para mí, debut: la primera y única monta de mi vida eran los petisos que, de niño, por centavos, me paseaban por dos vueltas a la manzana… De día, cabalgata a paso medio. De noche, dormir sobre el hielo tapados con gruesos y negros ponchos chilenos. Y de pronto, una mañana, detrás de un mar de penitentes de hielo de aguzadas puntas, ¡el avión! Los caballos claudicaron, y debimos avanzar trescientos metros a pie. Caí agotado, me deshidraté, pero rompí algunas puntas de hielo con mi guante de cuero, las chupé como si fueran un delicioso helado, me recuperé, y alcancé la meta.

Nada quedaba de la tragedia y de la épica de los uruguayos. Nada, salvo el esqueleto del avión, como un pájaro o un insecto gigante y desarbolado, la montaña por la que trepó Fernando Parrado en la última excursión, un infinito manto de nieve, y un silencio más profundo que el del espacio exterior, sus soles, sus estrellas, sus supernovas. Entramos a las entrañas del cadáver, pasamos allí el resto del día y la interminable noche, y al mediodía siguiente nos envolvió una vorágine de viento y nieve que laceraba nuestras caras y hacía desaparecer todo punto de referencia, como si estuviéramos en un planeta desconocido. Los chilenos no vacilaron. "Es la última tormenta de la temporada. Si no nos vamos ahora, la cosa se va a poner muy difícil. Monten y arranquemos. No hay tiempo que perder".

Caminé hacia mi dócil caballo, que marchaba de memoria. Puse mi pie izquierdo en el estribo, y antes de saltarle al lomo, descubrí, en el vasto campo blanco casi borroso por la ventisca, una tenue línea verde. Volví sobre mis pasos, cavé unos centímetros, y rescaté un porta documentos de plástico. Sin tiempo para averiguar de qué se trataba, qué hacía allí en ese desierto blanco, lo metí en mi bolso, y empezamos a cabalgar. Llegamos al rancho de la partida un día después, sin descanso. Ya de noche, en el hotel de turismo de Malargüe y luego de una ducha casi hirviente, en la cama, lo abrí. Eran los documentos de Fernando Parrado: su cédula de identidad y su carnet del Automóvil Club Uruguayo. Ómnibus hasta Mendoza, avión hasta Buenos Aires. Ya en la redacción, llamé a Fernando por teléfono.

-Hola, Alfredo.
-Fernando, vengo del avión.
-¿Cómo?
-Sí, llegamos al avión con un fotógrafo y dos arrieros.
-¿Están locos?
-Casi… Pero tengo algo para vos.
-¿Qué?
-¡Encontré tus documentos!
-El frío te hizo mal… Estás delirando.
-No. Los tengo en la mano -y los describí-.
-¿Están los dólares?
-No. ¿Qué dólares?
-Meté la mano en uno de los bolsillos. Tiene que haber ciento cincuenta dólares.
-(Después de rebuscar) Sí, aquí están. Vení a buscarlos cuando quieras.

Viajó dos días después, y la entrega fue una ceremonia en la redacción de GENTE. Fotos, comentarios, abrazos. Había un billete de cien y cinco de diez. El último de diez, sin consultarnos, lo partimos por la mitad, como un amuleto. En adelante, Fernando viajó por todo el mundo, invitado a dar conferencias sobre supervivencia ante notorios empresarios, y yo a París, Roma, El Cairo, Líbano, La Habana, el Tren Transiberiano (Moscú a Vladivostok), Liberia, Alto Volta -hoy Burkina Faso-, Kenia, etcétera. Pero aquellas dos mitades, hasta hoy, siguen –dormidas pero vivas y protectoras– entre nuestros pasaportes. En mi caso, en el instante del despegue, la acaricio entre el índice y el pulgar. Nunca le pregunté, pero creo que Fernando cumple el mismo rito.

(Post scriptum: desde entonces, como un homenaje a mi silencio que acaso no merezco, Carlitos Páez Vilaró, hijo del gran artista que ya dejó este mundo, me bautizó "El 17": la mejor medalla que me hayan conferido en más de medio siglo de periodismo).

Fuente:

COLÓN ESTA DE PIE CONTEMPLANDO EL NUEVO MUNDO

Su estatua fue víctima de un disparate de Hugo Chávez y de una errónea decisión de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Tras años de abandono, se completó el montaje del monumento a Cristóbal Colón en la Costanera Norte. A las cinco de la tarde del martes 7 de octubre de 2017 –fecha completa, fecha histórica–, una grúa capaz de levantar 300 toneladas elevó hacia el cielo, y frente a las aguas del Plata, los seis metros de la estatua del GRAN ALMIRANTE, de 40 toneladas, y los repuso sobre su pedestal de veinte metros.

No fue una operación fácil. Soplaba un fuerte viento llegado desde el río, y la mole oscilaba… aunque menos de lo que sin duda se agitaron sus carabelas –Santa María, Pinta y Niña– en "La mar océana", como se llamaba a esa inmensidad, los dos meses y nueve días de incertidumbre –3 de agosto al 12 de octubre de 1492– que pasaron hasta que el marinero sevillano Rodrigo de Triana (Rodrigo Pérez de Acevedo: su nombre real) gritó ¡Tierra!

Terminó así una larga historia –casi cuatro años y medio– de errores, prepotencia, agravios y tristeza. El primer y grosero error lo cometió el dictador venezolano Hugo Chávez en marzo de 2011 durante su visita a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Mirando hacia el río por una ventana de la Casa Rosada, y al descubrir la estatua de COLÓN, le dijo:

¿Qué hace ahí ese genocida? ¡Ahí tiene que estar un indio!

Claramente, su odio era más fuerte que sus conocimientos históricos: COLÓN jamás, en ninguno de sus viajes al Nuevo Mundo, mató a un nativo, y mucho menos fue responsable de las masacres que perpetraron HERNÁN CORTÉS y los demás conquistadores enviados por la Corona ibérica. Sin embargo, sin averiguar la verdad e inmediatamente, tomando ese exabrupto como una verdad histórica y una orden, la ex presidenta ordenó el desalojo del Gran Almirante y su reemplazo por una estatua de Juana Azurduy de Padilla, patriota y heroína del Alto Perú que se batió con bravura en las guerras de la Independencia.

Sin duda merecía un lugar. Pero no necesariamente ese. Porque la sustitución inmediata y "manu militari" sólo logró agraviar y entristecer a la inmensa comunidad italiana del país, que donó la estatua por impulso del próspero inmigrante Antonio Devoto, que depositó la primera y muy fuerte suma y abrió la puerta a una colecta millonaria: la que permitió que el famoso escultor florentino Arnaldo Zocchi construyera, con puro mármol de Carrara, ese monumento que no sólo honra a COLÓN; los grupos alegóricos al pie representan, siguiendo la obra "Medea", de Sófocles, la Ciencia, el Genio, el Océano, la Civilización, la Fe y el Porvenir.

Desguazarlo pieza a pieza, protegerlo durante años, llevarlo hasta el espigón Puerto Argentino de la Costanera, seguir cuidándolo allí, reconstruirlo y montarlo definitivamente… costó una fortuna. Por supuesto, a cargo del bolsillo de los contribuyentes. En cuanto a la estatua de Juana Azurduy, la nueva inquilina del PARQUE COLÓN, también fue víctima del desatino que la instaló allí… Debió ser desalojada por imperio de las obras del futuro PASEO DEL BAJO, llevada frente al ex Palacio de Correos –hoy CCK–, y la falta de patinado sobre el bronce deterioró la superficie, que deberá ser reparada antes de que el mal sea mayor.

Desde el martes 7 de octubre de 2017, COLÓN mira hacia el vasto Río de la Plata, al que Juan Díaz de Solís llamó "Mar Dulce" en 1515 –simulacro del océano–, y lo mantiene despierto la constante danza de aviones en el AEROPARQUE JORGE NEWBERY. Tal vez sea más feliz allí… y olvide el disparate que lo arrancó del parque en que reinaba desde el 15 de junio de 1921 como homenaje de los inmigrantes italianos al Centenario de la Revolución de Mayo: fecha en que fue enclavada la piedra fundamental.

Moraleja: Dejad que las estatuas descansen en paz…

Fuente:

miércoles, 8 de noviembre de 2017

UNA VOZ POR EL PLANETA TIERRA-Tercera Parte

Nosotros y todo lo que vive, hemos derivado del Cosmos, antiguo y vasto. La edad del universo en el cual vivimos se cuantifica entre 14.500 y 15.000 millones de años. El Sistema Solar nacido de los escombros de la explosión de antiguas estrellas, data de unos 4.500 millones de años. Nuestra compañera Selene, surgió del choque de un cuerpo celeste colosal. El polvo, rocas y materia interestelar resultante de ese evento, conformó nuestro soberbio satélite la Luna. Por eso los científicos inspirados por los relatos de la Mitología greco-romana, nos dicen que GEA, la Tierra, dejó salir de su vientre a Selene, la Luna.

Un maravilloso proceso acaecido durante millones de años, transformó una esfera incandescente y caótica, en un maravilloso planeta, en el que la materia adquirió conciencia e impulsó la vida. Científicos y sabios nos han relatado maravillosas historias de como el agua que hoy abunda en el planeta, viajó millones de kilómetros contenida en cometas, en cristales de hielo. Que esta lluvia meteórica duró unos 8 millones de años y que con el calor de los impactos el hielo de muchos siglos, se derrite y conforma los impresionantes mares que fueron la cuna de la vida. La Tierra vivió maravillosas experiencias, desde el hecho de ser una inmensa bola de fuego que recibió millones de meteoros que contenían cantidades ingentes de elementos que con el paso del tiempo se fueron combinando para darle forma a ese maravilloso producto que es la vida.

Millones de seres microscópicos usaron los océanos como su hogar y estos para devolver ese gran favor transformaron la atmósfera de la tierra, llenándola de ese maravilloso elemento que llamamos el oxígeno y que es el que le da ese hermoso color azul que notamos desde el espacio. Hubo una época en el pasado remoto de la tierra, en el que esta se convirtió en una enorme Bola de Nieve. Las temperaturas cayeron y el agua se congeló, convirtiendo el planeta durante millones de años en un punto blanco en el vasto espacio. Realmente emocionante, es saber que una de las teorías que hablan de la creación nos cuenta que el universo se creó en un punto infinitesimalmente pequeño. Más pequeño que un átomo, que ahí se conjuntó toda la energía y que en un determinado momento explotó. Es a lo que los científicos denominan en inglés el Big Bang o sea La Gran Explosión. De ahí en adelante se conformó el espacio y el tiempo.

Nosotros nos movemos en un mundo con cuatro dimensiones, arriba y abajo, adelante y atrás, derecha e izquierda y el tiempo, nuestro compañero inexorable. Los científicos le apuestan a la existencia de 7 dimensiones adicionales que no podemos percibir. La creación nos circunscribe en un mundo en el que nos acostumbramos a percibir una bipolaridad. El principio y el fin, el Big Bang y el Big Crunch, lo malo y lo bueno. Por la forma en que hemos sido conformados y la manera en que concebimos y percibimos nuestro entorno, el transitar por esta maravillosa experiencia que es la vida, hace que cada día y a cada instante nos maravillemos con todo lo que hay en la creación. Hace algunas décadas el científico Charles Darwin nos decía que la humanidad proviene de un antepasado común, un mono, que era muy diferente a los que hoy conocemos. Conforme avanza el conocimiento vamos descubriendo que todo lo que vive tiene un antepasado común, una bacteria primigenia, que fue la primera planta, el primer ser vivo.

Aparte de eso los científicos han podido comparar las células de los seres vivos, animales, plantas y seres humanos. En su constitución son muy parecidas, poseen un núcleo, pared celular, mitocondrias, nucleolos. Diferentes y parecidas al mismo tiempo. En lo que sí coinciden todas, es que cada una de ellas contiene moléculas que son las que hacen posible el ADN y el ARN. Estas cadenas contienen enlaces que son posibles gracias al carbono, único elemento que tiene la capacidad de combinarse con los demás. El carbono, así como otros elementos orgánicos, o sea, que hacen posible la vida, están presentes en una sopa cuántica que provee la materia prima para la conformación de nuevos seres vivos. Todos y cada uno de los elementos que están presentes en nuestro planeta, han realizado un viaje de millones de años. En palabras sencillas, todo lo que vive y todo lo que existe ha sido hecho con Polvo de Estrellas. Lejanas, muy lejanas y, que ya murieron para dar paso a nuestro universo. A la luz de esta reflexión, esperamos que usted tenga la capacidad de amar cada día más, esta maravillosa creación.

Desde Costa Rica
Jorge Muñoz Somarribas
Coordinador
ANUNCIAR Contenidos Latinoamerica

MARÍA MARTHA SERRA LIMA

Apareció cuando el bolero, con un siglo y medio de historia, estaba en retirada. La hija menor de cuatro hermanos varones creció en una familia acomodada y de clase alta de la zona norte. Su padre era un exitoso empresario aficionado al canto que la hacía cantar frente a sus amigos. Tuvo que esperar a que su padre muriera y divorciarse de su primer esposo para tener la libertad de dedicarse a la música romántica, su primera y única maestra. "Tenía todas las contras para ser artista. Era mujer, gorda, grande, porque me lancé tarde, a los 33 años, y bolerista. ¡No existía un caso así! Encima me decían: «las mujeres no venden discos», «las mujeres te van a odiar porque sos gorda», pero fue todo al revés", confesó la artista en una de sus tantas apariciones públicas.

Esa voz magnética y grave, ese fraseo largo que se abrazaba a esas historias de amor y desengaño, la eternizaron desde que apareció por primera vez en un escenario. Debutó oficialmente en la discoteca Afrika, de moda en la década del setenta, ubicada en el hotel Alvear. A partir de ahí se transformó en una figura ineludible del ambiente musical. "Nunca busqué el éxito -comentó en una ocasión-, pero el éxito siempre me acompañó, a todos lados". Trabajó en Michelangelo durante cinco años y su carrera fue en ascenso. En 1980, impulsada por Mochín Marafiotti, director de CBS, grabó el tema "ENTRE NOSOTROS" y logró que la voz de María Martha Serra Lima entrara en todas las casas.
El otro mojón artístico de su historia lo constituyó su sociedad artística con el TRÍO LOS PANCHOS, integrado por Chucho Navarro, Alfredo Gil y Basurto Lara, que duró 17 años. El disco ESENCIA ROMÁNTICA (1983), que tuvo sus volúmenes 2 y 3, reavivó la llama del bolero en toda América latina gracias a un repertorio inoxidable que incluía "ALGO CONTIGO", que se convirtió en un clásico de Chico Novarro; "LOS ENAMORADOS", otro himno dentro de su carrera, y "VOY A PERDER LA CABEZA POR TU AMOR". Las bases tradicionales del bolero, el punteo del requinto, las voces en contrapunto y la voz de Serra Lima flotando sobre esas melodías ambientadas en la época dorada de los cuarenta y cincuenta, lo convirtieron en un álbum clásico en toda América latina, que llegó a vender cinco millones de unidades.

El reinado artístico de María Martha Serra Lima fue durante la década del ochenta, donde llegó a grabar un disco por año y hacer participaciones especiales en películas de Olmedo y Porcel. En los noventa empezó a residir en Miami y a partir de allí su carrera tuvo vaivenes, aunque siempre se mantuvo vigente. La leyenda de su voz siguió llamando la atención de las generaciones más jóvenes cuando se produjo la vuelta del bolero a fines de los noventa, a partir del exitoso disco Romance (1997), de Luis Miguel. Sus versiones se retroalimentaron junto a otros intérpretes del género como Olga Guillot y creadores como Armando Manzanero, con el que también compartió giras internacionales. En los últimos años, María Martha también alimentó la leyenda de sus canciones contando sus propios romances. Contó que tuvo un amorío con Sandro y que llegó a tener 22 novios antes de su primer matrimonio, pero que se casó virgen. "Es que el sexo no me interesa tanto, soy una mujer apasionada, es cierto. Pero apasionada del amor". Sensual sobre el escenario, dijo que le gustaba lanzarles miradas a los hombres del público para crear su propia fantasía mientras cantaba un bolero y la historia tuviera más verdad. Sin embargo, la mujer que decía haber tenido éxito en la música fracasó en el amor varias veces. Enviudó de su primer marido y se separó del segundo. Con su última pareja, Horacio Perez Ugidos, que se volvió su manager, estuvieron juntos más de treinta años pero viviendo en casas separadas: "¿Vos sabes lo que es compartir la vida con alguien que desafina así? Muchas veces, cuando termina el show y nos volvemos en el auto pone un CD mío-porque le encanta mi música, no lo puede evitar-y se pone a cantar encima. ¡Una tortura!".

Cada aparición de Serra Lima en los medios levantó polvareda. Fue muy criticada por sus declaraciones públicas en contra de las parejas homosexuales y su postura a favor de la pena de muerte. Distintas dolencias físicas la mantuvieron, por momentos, alejada de los escenarios, más allá de apariciones públicas en programas de televisión. Aunque solía reaparecer en conciertos en hoteles de lujo y teatros de todo el país. Su hija la acompañó durante su última internación en Miami, tras padecer varios problemas de salud en el último tiempo. Sin embargo, María Martha ya se había convertido en leyenda de la canción romántica por una trayectoria trazada en más de cuarenta álbumes editados, haber conseguido 15 discos de Oro y 35 de Platino y haber cantado en el MADISON SQUARE GARDEN de Nueva York. María Martha Serra Lima, falleció el 2 de noviembre de 2017 tras una lucha con un cáncer de páncreas a la edad de 72 años. Recientemente había sido sometida a dos intervenciones quirúrgicas pues tenía dificultades para caminar. La voz de María Martha Serra Lima se eternizó en esas historias de amor y desengaños. Dijo muchas veces que no estaba arrepentida de todo lo que vivió en su vida personal y cómo lo vivió. Como cantaba en "A MI MANERA", uno de sus temas-himnos infaltable de sus conciertos. "Me pueden decir o criticar, si yo aprendí a renunciar, si hay que morir y hay que pasar, nada dejé sin entregar... porque viví, siempre viví... a mi manera"

miércoles, 1 de noviembre de 2017

EDGAR ALLAN POE

La imagen de Edgar Allan Poe como mórbido cultivador de la literatura de terror ha entorpecido en ocasiones la justa apreciación de su trascendencia literaria. Ciertamente fue el gran maestro del género, e inauguró además el relato policial y la ciencia ficción; pero, sobre todo, revalorizó y revitalizó el cuento tanto desde sus escritos teóricos como en su praxis literaria, demostrando que su potencial expresivo nada tenía que envidiar a la novela y otorgando al relato breve la dignidad y el prestigio que modernamente posee. Edgar Allan Poe perdió a sus padres, actores de teatro itinerantes, cuando contaba apenas dos años de edad. El pequeño Edgar fue educado por John Allan, un acaudalado hombre de negocios de Richmond. Las relaciones de Poe con su padre adoptivo fueron traumáticas; también la temprana muerte de su madre se convertiría en una de sus obsesiones recurrentes. De 1815 a 1820 vivió con John Allan y su esposa en el Reino Unido, donde comenzó su educación.

Después de regresar a Estados Unidos, Edgar Allan Poe siguió estudiando en centros privados y asistió a la Universidad de Virginia, pero en 1827 su afición al juego y a la bebida le acarreó la expulsión. Abandonó poco después el puesto de empleado que le había asignado su padre adoptivo, y viajó a Boston, donde publicó anónimamente su primer libro, Tamerlán y otros poemas (Tamerlane and Other Poems, 1827). En 1832, y después de la publicación de su tercer libro, Poemas (Poems by Edgar Allan Poe, 1831), se desplazó a Baltimore, donde contrajo matrimonio con su jovencísima prima Virginia Clemm, que tenía entonces catorce años. Por esta época entró como redactor en el periódico Southern Baltimore Messenger, en el que aparecieron diversas narraciones y poemas suyos, y que bajo su dirección se convertiría en el más importante periódico del sur del país. Más tarde colaboró en varias revistas en Filadelfia y Nueva York, ciudad en la que se había instalado con su esposa en 1837. Su labor como crítico literario incisivo y a menudo escandaloso le granjeó cierta notoriedad, y sus originales apreciaciones acerca del cuento y de la naturaleza de la poesía no dejarían de ganar influencia con el tiempo. En 1840 publicó en Filadelfia Cuentos de lo grotesco y lo arabesco; obtuvo luego un extraordinario éxito con El escarabajo de oro (1843), relato acerca de un fabuloso tesoro enterrado, tan emblemático de su escritura como el poemario El cuervo y otros poemas (1845), que llevó a la cumbre su reputación literaria. La larga enfermedad de su esposa convirtió su matrimonio en una experiencia amarga; cuando ella murió, en 1847, se agravó su tendencia al alcoholismo y al consumo de drogas, según testimonio de sus contemporáneos. Ambas adicciones fueron, con toda probabilidad, la causa de su muerte, acaecida en 1849: fue hallado inconsciente en una calle de Baltimore y conducido a un hospital, donde falleció pocos días más tarde, aparentemente de un ataque cerebral.

La calidad de la producción literaria de Poe ha oscurecido en parte su faceta de teórico de la literatura; en obras como Fundamento del verso (1843), La filosofía de la composición (1846) y El principio poético (1850), expuso ideas singulares y novedosas sobre los géneros literarios y el proceso de creación. En este último terreno se apartó por completo del concepto romántico de inspiración al abogar por una escritura reflexiva, meditada y perfectamente consciente de las técnicas expresivas, que habían de encauzarse en dirección al efecto deseado. Tales ideas tendrían gran predicamento entre la crítica antirromántica. Respecto a los géneros, Poe sostuvo que la máxima expresión literaria es la poesía, y a ella dedicó sus mayores esfuerzos. Sus poemas no fueron bien recibidos entre la crítica estadounidense, que los juzgó excesivamente artificiosos, pero, a partir de los estudios de Mallarmé, los europeos vieron en Poe a un modélico precursor del simbolismo. La apreciación es justa si no se olvidan los motivos románticos que, a pesar a su poética, lastraron todavía sus versos. Su último libro, El cuervo y otros poemas (1845), es la expresión de su pesimismo y de su anhelo de una belleza ajena a este mundo. Algunas de las composiciones de Poe, desgajadas de los poemarios de que forman parte, alcanzaron una notable popularidad. Es justamente célebre su extenso poema El cuervo (The Raven, 1845), donde su dominio del ritmo y la sonoridad del verso alcanzan el máximo nivel. Manifiestan idéntico virtuosismo Las campanas (The Bells, 1849), cuyo resonar, que acompaña las diversas etapas de la vida humana desde la infancia hasta la muerte, se evoca con reiteraciones rimadas y aliteraciones; Ulalume (1847), un recorrido de la tristeza a la ilusión que cae de nuevo en la desesperanza; y Annabel Lee (1849), exaltación de un inocente amor infantil que ni la muerte puede truncar.

Pero la genialidad y la originalidad de Edgar Allan Poe encuentran su mejor expresión en los cuentos, que, según sus propias apreciaciones críticas, son la segunda forma literaria, pues permiten una lectura sin interrupciones, y por tanto la unidad de efecto que resulta imposible en la novela. Considerado uno de los más extraordinarios cuentistas de todos los tiempos, Poe inició la revitalización que experimentaría el género en tiempos modernos. Maestro del terror y fundador del género policial, también se reconoce a Poe su papel de precursor en la literatura de ciencia ficción por algunos de los relatos contenidos en las Narraciones extraordinarias. De tema marino es la única novela que llegó a completar, Las aventuras de Arthur Gordon Pym (The Narrative of Arthur Gordon Pym, 1838), historia de un viaje fantástico al Polo Sur en la que reaparecen numerosos elementos (muchos de ellos terroríficos o simbólicos) de sus cuentos. El conjunto de la obra de Poe influyó notablemente en los simbolistas franceses, en especial en Charles Baudelaire, quien la dio a conocer en Europa. Por lo demás, los continuadores de los nuevos caminos que abrió su narrativa (como Arthur Conan Doyle en la novela detectivesca, Julio Verne en la ciencia ficción o H.P. Lovecraft en la literatura de terror) señalaron su deuda con el estadounidense, y, en general, su magisterio ha sido reconocido por todos los grandes cultivadores del cuento moderno, desde Guy de Maupassant hasta Jorge Luis Borges y Julio Cortázar, quien realizó una soberbia traducción de sus relatos.

miércoles, 25 de octubre de 2017

LA EXTRAÑA MUERTE DE JUAN PABLO I

JUAN PABLO I apareció muerto en su cama. Llevaba sólo 33 días de pontificado. Según el comunicado oficial, murió de un infarto agudo de miocardio. Aunque oficialmente se negó, un benedictino que trabajaba en la Secretaría de Estado dio a conocer a un amigo, el mismo día de la muerte, que hubo autopsia. Por ella se supo que murió por la ingestión de una dosis fortísima de un vasodilatador, que en la tarde anterior habría recetado por teléfono su médico personal de Venecia. El DR. DA ROS, médico personal del PAPA LUCIANI, en 1993, tras quince años de silencio, declaró que JUAN PABLO I estaba bien de salud y que aquella tarde no le recetó nada. Por tanto, un diagnóstico sin fundamento, una autopsia secreta, un medicamento que mata al papa y que no ha recetado su médico personal, muchas preguntas sin respuestas. El 14 de mayo de 1989, el CARDENAL PIRONIO, envía un informe a CAMILO BASSOTTO, amigo personal del PAPA LUCIANI y testigo principal de la fuente veneciana. El informe va firmado, pero debe publicarse sin firma: el puesto que ocupa el misterioso comunicante no le permite otra cosa. Según dicho informe, JUAN PABLO I tenía un programa de cambios y había tomado decisiones importantes, incluso arriesgadas: terminar con los negocios vaticanos, cortar la relación del Banco Vaticano con el Banco Ambrosiano, destituir al presidente del Banco Vaticano (MARCINKUS), hacer frente a la masonería y a la mafia.

Todo esto se ha intentado ocultar. Sin embargo, tiene clara relevancia judicial. Desde la primera investigación, las mayores sospechas recaen en la desaparecida logia Propaganda Dos, aunque hubiera colaboración interna dentro del Vaticano. El Banco Vaticano tuvo que pagar por la responsabilidad contraída en la quiebra del Ambrosiano más 240 millones de dólares. En el juicio por la quiebra, que concluye en 1992, las mayores condenas caen sobre los jefes de la logia P2: 18’5 años de cárcel para LICIO GELLI y 19 para UMBERTO ORTOLLANI. Sorprende la serie de asesinatos y atentados violentos relacionados de una u otra forma con la P2, con la mafia, con el Ambrosiano, con el Banco Vaticano: AMBROSOLI, ALESSANDRINI, CALVI, SINDONA, PECORELLI..., sin olvidar el atentado contra JUAN PABLO II, la desaparición de EMANUELA ORLANDI (hija de un empleado vaticano) y el triple crimen de la Guardia SuizaDON GERMANO PATTARO, sacerdote veneciano QUE JUAN PABLO I llevó a Roma como consejero, dejó en su momento a CAMILO BASSOTTO un testimonio fundamental sobre el PAPA LUCIANI, cuya figura ha sido injustamente distorsionada: “estaba en el camino de la profecía”. Esto no significa adivinar el futuro, sino hablar y actuar en nombre de Dios. Además, DON GERMANO atestigua algo realmente sorprendente, que también tiene relevancia judicial: JUAN PABLO I sabía a los pocos días de pontificado quién iba a ser (y, además pronto) su sucesor. Casi tres horas después del hallazgo del cadáver, el Vaticano dio el siguiente comunicado oficial: "Esta mañana, 29 de septiembre de 1978, hacia las cinco y media, el secretario particular del Papa, no habiendo encontrado al Santo Padre en la capilla, como de costumbre, le ha buscado en su  habitación y le ha encontrado muerto en la cama, con la luz encendida, como si aún leyera. El médico, DR. RENATO BUZZONETTI, que acudió inmediatamente, ha constatado su muerte, acaecida probablemente hacia las 23 horas del día anterior a causa de un infarto agudo de miocardio".

Realmente, pocas cosas quedan en pie de las afirmadas en dicho comunicado. Sólo una: se le encontró muerto en la cama, con la luz encendida, como si aún leyera. No fue el secretario, sino una religiosa quien encontró muerto a JUAN PABLO I. La forma en que se encuentra el cadáver no encaja con el cuadro típico del infarto: todo está en orden, no ha habido lucha con la muerte. La hora de la muerte ha sido anticipada. Según diversas fuentes, el papa murió en la madrugada del día 29. De forma tajante, el CARDENAL ODDI, que asistió al CARDENAL VILLOT durante el periodo de sede vacante, afirmó que no habría investigación alguna: “He sabido con certeza que el Sagrado Colegio cardenalicio no tomará mínimamente en examen la eventualidad de una investigación y no aceptar el menor control por parte de nadie y, es más, ni siquiera se tratará de la cuestión en el colegio de cardenales” CAMILO BASSOTTO, testigo principal de la fuente veneciana, da esta versión del hallazgo del cadáver, la versión que le dio la religiosa que lo descubrió: “Hablé en dos ocasiones con SOR VINCENZA. La primera, con la provincial delante. La segunda, a solas. En esta ocasión, la religiosa se echó a llorar desconsoladamente. Yo no sabía qué hacer, entonces me dijo, que la Secretaría de Estado le había intimidado a no decir nada, pero que el mundo debía conocer la verdad. Ella se consideraba liberada de tal imposición en el momento de su muerte (ya acaecida, en 1983). Entonces podría darse a conocer. Según SOR VINCENZA, el Papa estaba sentado en la cama, con las gafas puestas y unas hojas de papel en las manos. Tenía la cabeza ladeada hacia la derecha y una pierna estirada sobre la cama. Iniciaba una leve sonrisa. La frente la tenía tibia. Cuando DIEGO LORENZI, SOR VINCENZA y otra religiosa fueron a lavar el cadáver, al volverle, tenía la espalda también tibia. El Papa pudo morir entre la una y las dos de la mañana”

DIEGO LORENZI, secretario de JUAN PABLO I, vio así el cadáver: “Tenía dos o tres almohadones a la espalda. La luz de la cama estaba encendida. No parecía que estuviera muerto. Y las hojas de papel estaban completamente derechas. No habían resbalado de sus manos ni habían caído en el suelo. Yo mismo las tome de su mano” El DR. FRANCIS ROE, que fue jefe de cirugía vascular en el HOSPITAL LONDON DE CONNECTICUT, dice que hay algo verdaderamente sospechoso en la forma en que se encuentra el cadáver de JUAN PABLO I“Los cuerpos muertos no están sentados sonriendo y leyendo. Conozco gente que muere durante el sueño, pero no conozco de nadie ni he visto morir a nadie en medio de una actividad como la lectura. Realmente, encuentro difícil creer que estuviera leyendo en el momento justo anterior a su muerte. Pienso que habría tenido tiempo suficiente para notar que algo estaba pasando. Habría sentido seguramente un dolor, y habría hecho algún esfuerzo para respirar, o para salir de la cama y pedir auxilio... He visto muchas muertes de esta clase, pero nunca he conocido a nadie que muriese sin inmutarse ante lo que le estaba pasando” Un testimonio fundamental es dado once años después de los hechos por el CARDENAL PIRONIO, que, con fecha de 14 de mayo del 89, Fiesta de Pentecostés, y firmada a mano, envía a CAMILO BASSOTTO una carta con unos apuntes. Entre otras cosas, dice: “Los apuntes que le adjunto son para usted. Había pensado tenerlos para mí. Me vino también la idea de publicarlos, pero el puesto que ocupo no me lo permite, al menos por ahora. El PAPA LUCIANI me gratificaba con su benevolencia y, me atrevo a esperar, también con su estima. Por qué quiso hacerme partícipe de algunos pensamientos expresados por él al CARDENAL VILLOT, no lo sé. Ellos constituyen un auténtico compromiso, vivo y presente en su corazón hasta el último día. Yo sostengo que se debe hacer justicia y dar testimonio de JUAN PABLO I”

Como consta en el documento del CARDENAL PIRONIO, JUAN PABLO I era consciente del riesgo que corría. Dijo al CARDENAL VILLOT: “Eminencia, usted es el Secretario de Estado y es también Camarlengo de la Santa Romana Iglesia, usted sabe mejor que nadie que el papa tiene que actuar con prudencia y con paciencia, pero también con coraje y confianza. El riesgo lo ponemos todo en las manos de Dios, del Espíritu Santo y de Cristo Señor. Estos pensamientos que le confío, de momento brevemente, los llevo muy en el corazón. Usted me ayudará a realizarlos de forma adecuada” JUAN PABLO I pensaba tomar abierta posición, incluso delante de todos, frente a la masonería y frente a la mafia. En el informe del CARDENAL PIRONIO, le dijo al CARDENAL VILLOT: “No se olvide que la masonería, cubierta o descubierta, como la llaman los expertos, no ha muerto jamás, está más viva que nunca. Como no ha muerto esa horrible cosa que se llama mafia. Son dos potencias del mal. Debemos plantarnos con valentía ante sus perversas acciones. Debemos vigilar todos, laicos, curas, y especialmente los párrocos y los obispos. Debemos proteger a las gentes de nuestras comunidades. Es un tema que un día afrontaremos con más claridad delante de todos” Muy importante es el testimonio de DON GERMANO PATTARO, sacerdote y teólogo veneciano, llamado por JUAN PABLO I a Roma como consejero. De su testimonio emerge la figura de un papa profeta, que quiere hablar y actuar en nombre de Dios: un papa que no quiere ser jefe de Estado, que no quiere escoltas ni soldados, que se abandona totalmente al Señor, pase lo que pase; un papa que quiere la renovación de la Iglesia, sin olvidar las razones profundas que hicieron necesario el Concilio; un papa que no quiere gobernar solo, sino con los obispos; un papa que pide perdón por los pecados históricos de la Iglesia, como la Inquisición, el poder temporal de los papas, el odio a los judíos y la tolerancia ante las masacres de los indios, el racismo y las deportaciones de los pueblos africanos; un papa que reivindica la figura profética de quienes valientemente denunciaron el genocidio de aquellos pueblos.

Un papa que quiere hacer justicia a todos aquellos que en tierras de misión, en el Este y en América Latina, han sido encarcelados, torturados, exiliados o asesinados por causa de Cristo; un papa que denuncia fuertemente el sistema económico internacional; un papa que se pone al lado de quienes, de cualquier raza y religión, defienden los sacrosantos derechos del hombre; un papa que quiere promover en el Vaticano un gran instituto de caridad, donde poder hospedar a quienes duermen por las calles; un papa que quiere diez discursos menos y un testimonio más; un papa que sabe, a los pocos días de pontificado, quién será (y, además, pronto) su sucesor; un papa que no se deja intimidar, a pesar de las dificultades encontradas. JUAN PABLO I tenía planeado promulgar una encíclica para consolidar las reformas del Concilio Vaticano II, que calificó como "un extraordinario acontecimiento de gran alcance histórico y de crecimiento para la Iglesia", y para reforzar la disciplina de la Iglesia en la vida de los cargos eclesiásticos y de los fieles. Como reformista, también lanzó algunas iniciativas como la devolución del 1% de los ingresos de cada iglesia para destinarlo a las iglesias del Tercer mundo. La visita del dictador JORGE RAFAEL VIDELA, presidente de Argentina, a la Ciudad del Vaticano, también causó gran controversia, especialmente cuando el papa le recordó las violaciones a los derechos humanos ocurridas en Argentina durante la llamada GUERRA SUCIACon fecha 12 de septiembre de 1978, el periodista MINO PECORELLI publicó en su revista OSSERVATORE POLÍTICO un artículo titulado LA GRAN LOGIA VATICANA. En él se decía que el 17 y el 25 de agosto la agencia de prensa EUROITALIA había dado los nombres en código, el número de matrícula y la fecha de iniciación a la masonería de cuatro cardenales considerados papables: BAGGIO, PAPPALARDO, POLETTI, VILLOT. “Nos hemos hecho, decía PECORELLI, con una lista de 121 masones: cardenales, obispos y altos prelados indicados por un número de matrícula y nombre codificado. Ciertamente, la lista puede ser apócrifa, incluso la firma de un cardenal hoy puede ser falsificada”. En cualquier caso, “el PAPA LUCIANI tiene ante sí una difícil tarea y una gran misión. Entre tantas, la de poner orden en las alturas del Vaticano”

Dos semanas después, el 26 de septiembre, MINO PECORELLI publica el artículo titulado SANTIDAD, ¿CÓMO ESTÁ? Pregunta enigmáticamente por la salud del papa y habla de la reacción que suscitan los cambios que pensaba hacer: “Hoy en el Vaticano muchos tiemblan, y no solamente monseñores y sacerdotes, sino también obispos, arzobispos y cardenales” Para el Vaticano la desaparición de JUAN PABLO I es un caso cerrado el 29 de septiembre de 1978. JUAN PABLO I fue el primer papa en suprimir la coronación papal, y también el primero en elegir un nombre compuesto (JUAN PABLO). Su sucesor, el cardenal KAROL WOJTYŁA, escogió el mismo nombre en su honor. El proceso de canonización de Juan Pablo I comenzó formalmente en 1990 con la petición de 226 obispos brasileños, entre ellos cuatro cardenales. El 26 de agosto de 2002, cuando se cumplían 24 años de la elección de JUAN PABLO I, el Mons. Vincenzo Savio anunció el inicio de la fase preliminar de reunión de documentos y testimonios para comenzar el proceso de canonización. El 8 de junio de 2003, la Congregación para las Causas de los Santos dio su aprobación y el 23 de noviembre, el proceso se inauguró formalmente en la Basílica Catedral de Belluno, a cargo del CARDENAL JOSÉ SARAIVA MARTINSLa investigación en la diócesis concluyó el 11 de noviembre de 2006 en Belluno. En junio de 2009, la Santa Sede comenzó la fase "romana" del proceso de beatificación de JUAN PABLO I, basándose en el de GIUSEPPE DI ALTAMURA DENORA, que afirmó haber sido curado de cáncer. Ante lo expuesto en este informe, han quedado numerosas dudas sin resolver sobre la muerte del Sumo Pontífice, sobre JUAN PABLO I, que para muchos fue un mártir de la purificación y renovación de la Iglesia.